Los gases del volcán obligan a confinar nuevos barrios de La Palma: 3.500 vecinos afectados