División entre los Mossos: los jefes defienden sus tácticas y los sindicatos reclaman cabezas