El Estado es ya el propietario provisional del pazo de Meirás tras 82 años en posesión de la familia Franco