Los Presupuestos Generales del Estado salvan el primer obstáculo gracias al apoyo de ERC, PNV y Bildu