Una sentencia de altos vuelos dispara las protestas y la tensión en Cataluña