A Alberto, uno de los atrapados en el vertedero de Zaldíbar, solo le quedaba un año para jubilarse