Ana Julia confiesa lo que quería hacer con el cuerpo de Gabriel: dejarlo en el garaje de Vícar, escribir dos cartas y empastillarse