Un tropezón, una tablet que no funciona o un pin antifascista: anécdotas en el reparto de carteras