Los antidisturbios tienen que intervenir en una violenta protesta contra el toque de queda en Sevilla