Claves de la sentencia condenatoria del caso Arandina: La declaración de la menor, los WhatsApp, y el vídeo