La densa calima se alía con la ola de calor y el polvo en suspensión llega a superar los límites de la OMS