La desescalada fomenta el uso de vehículos eléctricos en las ciudades