Un entrenador deja el baloncesto por el vergonzoso comportamiento de los padres en una final infantil