Locales inundados, calles convertidas en ríos y auténticas bolas de granizo: las tormentas ya están en España