Las heridas en la cara de Gabriel reflejan una violencia desproporcionada