La historia del coronavirus que rompe el alma: 59 personas que murieron solas y nadie les echó en falta