Un hospital de Valencia, desbordado ante el aumento de pacientes: la zona de ingresos se extiende a los pasillos