Los taxistas de Barcelona entran en el puerto al romper el cordón de los mossos