El incendio que afecta a Bera y Lesaka se estabiliza pero no se controla: ya ha quemado 1.800 hectáreas