La Fiscalía atribuye el asesinato de Ardines al odio que le tenía Pedro, que planificó el crimen