La madre acusada de asesinar a su bebé de 53 puñaladas reconoce que lo hizo: lo metió en una mochila y lo tiró al contenedor