La Comunidad de Madrid pretende cubrir el déficit de rastreadores con voluntarios de la Universidad Complutense