El Supremo empieza a deliberar nada más escuchar a las partes en el caso de La Manada