Adolescentes, los grandes olvidados en la desescalada