Piezas de hasta 1.000 kilos salieron disparadas de la planta petroquímica