El caso de las niñas de Tenerife, ejemplo de violencia vicaria