Los vascos comen de más, los andaluces abusan de los refrescos y los catalanes de los preparados