Un ‘blablacar’ en el mar: viajar sin ser patrón y contar con un navío ya es posible