Así se suicidó Martín Ezequiel, el parricida de Barcelona: planificó el crimen, no su huida