A los trece hermanos de California solo les dejaban comer una vez al día y ducharse dos veces al año