Úbeda en shock: Iván, de 12 años y Adrián, el joven de 17 años tímido y dibujante a los que su padre mató sin dudar