Las funerarias ya se preparan para lo peor: “Lo de marzo puede ser una anécdota”