Una sucesión de borrascas provocará rachas de viento de 100 km/h en España y acelerará el deshielo