Los incendios castigan al oeste de Estados Unidos: las llamas y el humo obligan a evacuar