Los amigos de Enrique San Francisco le despiden en su capilla ardiente: "Se ha ido un alma libre"