Los empresarios del ocio nocturno protestan y piden ayudas para evitar la ruina de sus negocios