La vuelta al trabajo entre estrictas medidas de seguridad: nadie sin control