Los aplausos de los balcones se van apagando en media España al llegar a la fase 1