El alcalde de Nueva York justifica las protestas por la muerte de George Floyd, pero condena la violencia