Europa crea una zona roja oscura en la que será necesaria una PCR para viajar