India se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes agravada por el duro golpe de la pandemia