Portugal impone un nuevo toque de queda para frenar el avance imparable de los contagios