Ayuso saca un kilométrico papel para demostrar los traslados de ancianos y dejar claro que no les dejó morir