Campillos y Teba siguen en pie de lucha a la espera de la declaración de zona catastrófica