La ONG del chef José Andrés y el padre Ángel llegan a La Palma para ofrecer ayuda a quienes lo han perdido todo