Comienza el derribo de la nave de Badalona mientras el Ayuntamiento y la propiedad se culpan del abandono