La fiesta continúa a pesar del toque de queda