Los contagiados por el macrobotellón en un viaje de fin de curso a Mallorca se extiende como la pólvora