El presidente del Cabildo de La Gomera propone bombardear el volcán de La Palma para reorientar las coladas de lava