La propagación de virus se dispara en la tercera ola: los festivos y la Navidad ya se notan